La primera visita al dentista y la importancia de prevenir desde la infancia

/La primera visita al dentista y la importancia de prevenir desde la infancia

La primera visita al dentista y la importancia de prevenir desde la infancia

El tema de hoy de este post del Blog de Dentalios va de odontopediatría. De niños y niñas y cuándo deben realizar su primera visita a una clínica dental. De hábitos saludables y recomendables, y de cómo prevenir y solucionar problemas desde la tierna infancia.

Tener un plan previo detallado y minucioso es el primer paso para tener éxito. Por el contrario, dejarlo todo en manos del azar y la improvisación es el camino más corto al fracaso. Si hablamos de visitas al dentista y salud bucodental, este esquema no cambia.

Los nuevos hábitos vitales han traído cambios a la hora de establecer recomendaciones por parte de los profesionales sanitarios. Los pediatras, que hasta hace no mucho consideraban que se debía completar la dentadura de leche -con su veintena de piezas correspondientes- antes de hacer la primera visita al dentista, han rebajado esa recomendación hasta el primer año. ¿Las razones? Fundamentalmente una, el sentar las bases del futuro porque prevenir es curar antes.

Lógicamente en ese primer año, los niños aún no son conscientes de la importancia de los hábitos de higiene, pero se trabajará en la importancia de establecer las pautas de acción que los padres deberán trasladar para que los más pequeños vayan asimilando esos hábitos y conceptos higiénicos y de salud tan importantes para el futuro como el saber hablar y comer.

El odontólogo podrá realizar un primer examen de la dentadura del bebé, examinando la mordida, los hábitos con el biberón o los dedos, el color de las primeras piezas, la ausencia de manchas y, también, como no, establecer una relación de normalidad. Acudir a tu clínica de confianza y proximidad para la apertura del historial con tu dentista debe ser tan importante como tener un médico de cabecera. La relación con tu dentista en los primeros años, salvo en contadas excepciones y con problemas que pueden ser detectados con un correcto seguimiento, será de una visita anual, como mínimo recomendable. Con este plan de prevención, aparte de poder detectar problemas tempranos, se establece una relación estrecha y sin temores con los pacientes y familiares desde una temprana edad para conseguir tener ese vinculo de contar con un “dentista de cabecera”.

Las caries, ese enemigo que cada vez aparece más temprano, y otros males

Si todo va bien, las visitas anuales de las que hablábamos serán rutinarias y de prevención, creación y fortalecimiento de hábitos que evitará problemas futuros. Sin embargo, desgraciadamente, en ocasiones cada vez más frecuentes, la alta ingesta de azúcares han adelantado la aparición de los problemas bucodentales en los niños de edad preescolar.

La caries temprana de la infancia es ya una patología en sí misma y, por eso, además de trabajar desde pequeños en la creación de hábitos higiénicos con pautas muy marcadas, como cepillarse bien los dientes utilizando dentífricos con flúor, es muy importante tener en cuenta ciertos hábitos alimenticios, que pueden ser fuentes de problemas dentales en nuestros hijos.

En Valladolid, en Dentalios, disponemos de un equipo multidisciplinar altamente cualificado que tiene puesto el foco en la odontopediatría porque somos conscientes de que muchos de los problemas de pacientes que llegan podrían haberse evitado en el pasado si se hubiera prestado atención a la etapa desde el desarrollo de la dentición a su composición definitiva.

En Dentalios contamos con equipo humano y técnico que nos capacita para ayudar a cualquier tipo de paciente, sea cual sea la edad, incluso bebés. Para nuestros profesionales es tan importante detectar anomalías de la posición y crecimiento de los maxilares, como malos hábitos. Reconducir a unos y otros, será el fin al que encaminemos los esfuerzos.

En el ADN de Dentalios está el anteponer la persona al paciente, por pequeño que éste sea, y está el implicar a los padres y familiares en el establecimiento de pautas que eviten problemas futuros. Pero también está el hecho de que, cuando eso no es suficiente, ponernos manos a la obra para arreglar problemas con tratamientos que van desde la clásica caries, hasta selladores, pulpotomías, pulpectomías, traumatismos dentales, mantenedores de espacio, frenillos orales, etc.

En Valladolid ya se puede contar con la cercanía de un grupo de profesionales que, sobre todo, serán un aliado en la defensa de su salud desde el punto de vista de la prevención, porque, en definitiva, y como decíamos al inicio del post, nosotros sí tenemos un plan que queremos que salga bien para niños y grandes.